octubre 25, 2016

Mantener los espacios limpios de malos olores, un requisito indispensable

Los seres humanos respiramos entre cinco y seis litros de aire por minuto. Debido a las diferentes fuentes de contaminación del mundo moderno esto significa que ingerimos, cada minuto, una gran cantidad de contaminantes de diferente índole. Aunque en la mayoría de los casos estos contaminantes son imperceptibles para el común de las personas, esto no los hace inofensivos. Es cuando la contaminación viene acompañada de malos olores que percibimos que hay algún problema.

Los malos olores representan una de la problemáticas más comunes y difíciles de solucionar en cualquier industria. Los olores son una  mezcla de vapores, gases y polvo que pueden ser causados por múltiples factores, tanto internos como externos. Puede haber muchos tipos de olores: de baja intensidad, pero duraderos; de alta intensidad, pero de corta duración; de aparición temporal, pero frecuentes; y de larga duración en general.

Entre los factores internos más comunes podemos encontrar olores relacionados con tuberías de agua en mal estado, sifones del aire acondicionado, filtros de aire acondicionado defectuosos, cocinas donde preparan y o sirven alimentos, cuartos de basura, o simplemente el uso habitual de los baños. Entre los factores externos que producen malos olores (contaminación odorífera), encontramos los provenientes del sistema de alcantarillado público, plantas de tratamientos de agua residual, fábricas vecinas que emiten olores, entre otros contaminantes que provienen del medio circunvecino.

La contaminación odorífera en países como Colombia es más común de lo que se cree y está catalogado como un “problema de ciudad”, principalmente por aguas residuales. Este es un problema que afecta a cualquier tipo de empresas, debido a que todos sus empleados permanecen en su lugar de trabajo durante toda una jornada laboral, los cuales se pueden ver afectados presentando síntomas como náuseas, dolores de cabeza, insomnio, pérdida del apetito y problemas respiratorios. Estos malestares, por consiguiente, traen como consecuencia el detrimento de la calidad de vida del trabajador y su familia al mismo tiempo que un alto ausentismo laboral y perdidas económicas para los empleadores.

La contaminación odorífera no solo afecta a empleados, esta también afecta a clientes y visitantes. Las empresas comerciales y de servicios son las más afectadas, ya que en la mayoría de los casos los clientes evitan permanecer mucho tiempo en el lugar o simplemente prefieren no ir a causa de los olores molestos, trayendo consigo consecuencias de carácter económico y una mala imagen de la empresa.

¿Cómo podemos solucionar esta problemática? 

Las empresas invierten altas cantidades de dinero en la búsqueda de posibles daños internos como los anteriormente mencionados, incurriendo en obras civiles que  trastornan el  correcto desempeño de las laborales diarias y en la mayoría de los casos sin obtener buenos resultados. Algunos, viéndose frustrados ante la aparente imposibilidad de solucionar el problema, acuden a métodos para maquillar el mal olor por medio de aromatizantes o métodos similares. Pero, ¿son los aromatizantes de aire una solución?

Debido a la imposibilidad de encontrar la fuente del problema, o simplemente resignados a los malos olores provenientes del exterior,  las  empresas no encuentran otra alternativa que la utilización de ambientadores de aire y otros tipos de aromatizantes, logrando así “resolver” el problema de forma parcial (segundos), para posteriormente agravarlo, debido a que dichas fragancias representan un nuevo gas contaminante que entra a mezclarse con los malos olores existentes. A su vez, con el uso de aromatizantes se crea una nueva sustancia que puede llegar a ser aún más perjudicial, esto sin tener en cuenta los altos gastos incurridos en la compra de estos productos y el deterioro progresivo en la salud de los empleados.

Refrigeración y Aire Acondicionado
Sobre Bitzer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *